Espacio abierto dedicado al estudio de las historias locales de los municipios de Castro del Río (Córdoba), Porcuna (Jaén) y Motril (Granada), así como sus adyacentes. Recomiendo la utilización del apartado de comentarios para aportaciones, consideraciones, críticas o rectificaciones. De igual manera, está disponible para quienes deseen colaborar con la publicación de artículos o aportando documentos, sobre cualquier tema de carácter histórico relacionado con dichas poblaciones.

06 octubre 2010

Gallos en diferente corral. Episodios de la Guerra Civil Española.


 Miguel Gallo Martinez (1904-1939)


    Con la proclamación de la II Republica el 14 de Abril de 1931, el capitán de Infantería Miguel Gallo Martínez regresa a España tras permanecer varios meses exiliado en París por su participación en la “Sublevación de Jaca” junto a los capitanes Fermín Galán y Ángel García Hernández, condenados a muerte en juicio sumarísimo y ejecutados a raíz de la fallida intentona de proclamar la República  de diciembre de 1930. Ambos terminarían convirtiéndose en emblemáticos mártires y héroes del nuevo régimen. 





“Miguelito Gallo”, como era conocido familiarmente entre sus paisanos, fue recibido con honores en Porcuna,  y su nombre pasaría a engrosar pronto el nuevo callejero republicano de la localidad.


Banquete de exiliados en Paris

En primer plano a la izquierda Miguel Gallo
Al fondo de pie Don Gonzalo Queipo de Llano
Al fondo a la derecha la oronda figura de Indalecio Prieto.


   A los pocos días, el 23 de Abril, iba a ser homenajeado en la capital cordobesa, en cuyo regimiento de la Reina estuvo destinado algunos años. Se le organiza una recepción oficial en el Ayuntamiento, en la que además del Alcalde Eloy Vaquero Cantillo y el Gobernador Civil Sr. Marco Miranda, estuvieron su padre Julián Gallo García de Linares y numerosos amigos venidos expresamente desde Porcuna. Allí estaban también sus primos, los oficiales Gregorio Gallo Mota de Caballería, Ramón y Eduardo Gallo Ruiberriz de Torres de Infantería, y el soldado Luis Gallo Ruiberriz, todos con guarnición en Córdoba; así como el capitán Gutiérrez Garde y el Teniente Juan Alcalá, y otros amigos de los que cultivaron su trato cuando estuvo destinado en Córdoba.
   Esa misma noche partirá para Madrid a gestionar su situación militar, pues como consecuencia de  los sucesos de Jaca, se le había dado de baja en el Ejército. Terminaría siendo encuadrado en el Cuarto Militar del Presidente de la Republica, donde permanecerá durante todo el periodo republicano.

   
   Con el golpe de estado del 18 de Julio de 1936, Miguel Gallo, como no podía ser de otra manera, se mantuvo fiel a la legalidad, y desde un primer momento participó activamente en la defensa de la misma. Junto a Francisco Galán (hermano de Fermín) se dirigió a Somosierra para frenar el avance sobre la capital de un contingente de requetés que la atacaron por el Norte. Durante esos primeros momentos también colabora como oficial instructor en el adiestramiento de las milicias que terminarían conformando el famoso “Quinto Regimiento” (afín al PCE).      


 
   Cuando en Agosto el General Miaja, al frente de un operativo cuyo fin principal era la reconquista de Córdoba, atraviesa Despeñaperros, Miguel Gallo ocupa un puesto entre su oficialidad. Miaja, fija su cuartel general en Montoro, y tras anunciar una y otra vez la prensa republicana la inminente caída de Córdoba, por fin el 19 de Agosto las fuerzas gubernamentales se dispusieron para el ataque.
   Fue por el flanco derecho  por donde se consiguió una mayor aproximación, y el único atisbo de combate propiamente dicho, tuvo lugar en el Puente Mocho, sobre el rió Guadalmellato (a unos 5 Km. de la capital) que no se consigue sobrepasar (21 de Agosto). 


   En un primer parte de bajas republicanas aparece el capitán Gallo.



   Milicia Popular, diario del 5º Regimiento, informa escuetamente de su muerte: “en el combate encontró muerte heroica el capitán Gallo, uno de los hombres que dentro del Ejercito luchaba de antiguo por las esencias liberales de la republica”.
   El diario barcelonés La Vanguardia también cubre “la muerte de un héroe en las puertas de Córdoba” y se apresura en manifestar sus cualidades: “El capitán Gallo una esperanza para nuestro futuro ejercito del pueblo por su inteligencia, por su bravura y por su dotes de organizador”.
   Días después el mismo diario rectifica la información: “El capitán Gallo no esta muerto ni herido, pelea al frente de sus columnas en las inmediaciones de Córdoba, y es un primo suyo el que ha resultado herido de gravedad”.
    Efectivamente el herido era Eduardo Gallo Ruiberriz de Torres, primo hermano de Miguel (también natural de Porcuna) con destino en la caja de reclutas de Jaén el 18 de Julio, parece ser que, incorporado a la fuerza a la columna Miaja.
   La propaganda, la manipulación de la información por ambos bandos, terminarían por colocarlo en una posición comprometida.
   En la prensa nacionalista cordobesa, un compañero, cuando la noticia aún era de muerte, ensalza al héroe fallecido en combate, le relaciona claramente con la trama golpista y  elogia sus servicios en pro de la “Santa Causa de la Salvación de España”. 


La Voz de Córdoba 19360823

   En otra misiva publicada en Guión, un grupo de amigos, entre ellos el también porcunense Tte. Coronel Eduardo Quero Goldoni, artífice de la sublevación en Córdoba, exculpándose, atribuyen su muerte a un intento de pasarse a las filas nacionalistas: “corrió hacia la muerte a incorporarse con nosotros, la canalla marxista le hirió y luego, cruelmente, lo remató con saña”.

Guión 19360823 
   
   Desde la prensa republicana, con ambigüedad y confusión (no se especifica su nombre, sólo “capitán Gallo”), se le atribuye cierto comportamiento heroico, que parece repercutir sobre el acreditado prestigio de su primo Miguel. Aunque, pudiera ser que el propio Miguel Gallo, bien relacionado con las altas instancias políticas y militares republicanas, instara a estas a contrarrestar la información aparecida en la prensa del otro bando.



   Mientras se publica todo esto, el capitán de Infantería Eduardo Gallo, se recupera de sus heridas en un hospital de campaña en la retaguardia republicana. Como es de suponer su tibia adhesión al bando republicano iba a quedar seriamente en entredicho.
    Las informaciones de la prensa cordobesa no eran falsas. El contacto que los militares rebeldes tenían en Jaén era el capitán de Infantería Eduardo Gallo, adscrito a la caja de reclutamiento y que había comprometido en los días previos al alzamiento cerca de medio millar de efectivos civiles. Éste contaba con la declaración del Estado de Guerra por parte de la Guardia Civil y la entrega de armas a los paisanos hacia las tres de la tarde del día 18. Pero los titubeos de los mandos precipitaron el fracaso de la sublevación.
    En octubre de 1936, el gobierno republicano intenta poner orden al conglomerado de milicias populares y fuerzas regulares mediante la creación de las Brigadas Mixtas. Miguel Gallo, es ascendido a comandante, y se le otorga la responsabilidad y el mando sobre la recién creada 6ª Brigada Mixta, con sede en Murcia, y compuesta en su totalidad por fuerzas militares de la región levantina, y que no tardaría mucho en entrar en combate ante la desesperada situación bélica de Madrid.

   ¿Que fue mientras tanto del capitán Eduardo Gallo?

   Si le damos crédito a la declaración emitida por su esposa (la loperana Pilar Rodríguez Revuelta) en la Causa General, fue detenido en su domicilio del pueblo de La Alberca (Murcia) el 1 de Enero de 1937 (curiosamente el mismo día que caia Porcuna en manos de las fuerzas nacionales).
   Por estas fechas la sexta brigada de Miguel Gallo se hallaba descansando en su base murciana, después de haber perdido casi un tercio de sus efectivos en los duros combates de la defensa de Madrid. Quiere esto decir que, o bien, Eduardo Gallo, recuperado de sus heridas, es reclamado por su primo Miguel para su brigada, alejándolo así de las provincias de Córdoba y Jaén donde era de sobra conocida su deslealtad, o bien, convaleciente aún, éste pudiera haberle proporcionado un refugio seguro en la retaguardia junto a su esposa y cuatro hijos (son conjeturas mías en base a la coincidencia en el destino murciano de ambos primos).
   Tras su detención, Eduardo Gallo, es conducido a la  prisión de Murcia, donde permaneció nueve días incomunicado, al cabo de los cuales fue reclamado desde Jaén y trasladado a la prisión provincial de ésta.

    Como represalia por el bombardeo, por parte la  aviación rebelde, sufrido por la capital jiennense el día 1 de Abril de 1937, fueron extraídos de la cárcel numerosos reclusos, quienes trasladados al cementerio de Mancha Real fueron finalmente exterminados. De  la primera saca, del día 2, formaban parte, entre otros, los porcunenses Eduardo Gallo Ruiberiz de Torres y Ángel Barrionuevo López-Obrero.

 
   Con el tiempo el nombre de Eduardo Gallo pasara a ingresar el callejero local e inscrito junto a la inamovible cruz (ahora mocha) de los caídos del ábside exterior de la Iglesia Parroquial de Porcuna.
   Mientras que la placa conmemorativa de la calle Miguel Gallo (hoy todavía Calvo Sotelo) fue hecha añicos a martillazos por el tercio de requetés Virgen de los Reyes, que al mando del Teniente Coronel Redondo tomó Porcuna el 1 de enero de 1937.



   Miguel Gallo, prisionero de los franquistas al terminar la guerra, fue ejecutado de forma sumarísima en el reformatorio de Alicante en junio de 1939. Sus restos mortales descansan hoy en el panteón de la familia Gallo en el cementerio de Porcuna, hasta donde fueron trasladados años después por su viuda Maria Victoria Laguna de Rins y su  hijo Miguel, una lluviosa noche de invierno. Testimonios orales recabados de su propio hijo, nos informan que, durante el traslado desde Alicante, durante una buena parte del trayecto, fue escoltado por antiguos soldados del ejército republicano encuadrados en el maquis guerrillero que por aquellos años aún pululaban por las serranías andaluzas.

DESCANSEN EN PAZ QUIENES LES TOCO VIVIR Y MORIR EN GUERRA.

   En próximas entradas me ocuparé de una manera mas detallada de las diferentes etapas de la biografía del militar republicano Miguel Gallo Martínez (1904-1939), nacido circunstancialmente en Torredonjimeno, pero criado junto a sus padres y hermanos en la calle Marques de Acapulco (Bonmases… Miguel Gallo y Calvo Sotelo) en una hermosa casa desaparecida tras caer en las garras de la feraz especulación inmobiliaria.


    No soy demasiado partidario de que personas con nombre y apellido engrosen los callejeros de nuestros pueblos y ciudades. Creo que no existe un baremo racional para determinar meritos, predominando siempre el subjetivismo y oportunismo de los gobernantes de turno.       
   En Porcuna tenemos una polémica reciente al respecto. Ocurrente y original, la iniciativa última del Ayuntamiento de Rute (Córdoba) que ha dispuesto, que para evitar insulsas polémicas sobre idoneidad, recurrir a nombres famosos de cabras de la literatura universal. Futuros ciudadanos de Rute podrán remitir su correspondencia desde la C/ Cabra Asunción nº 15, 2º C. 
   Creo que ya va siendo hora de que el Don José Calvo Sotelo salga del callejero de Porcuna, y sin necesidad de llegar al extremo aparentemente chirigotero de Rute, retomar su primitivo nombre de Bonmanses me parecería adecuado. Creo que “Miguelito Gallo”, por su talante liberal y democrático, se daría por satisfecho.

6 comentarios:

  1. La calle Calvo Sotelo ya ha desaparecido del callejero de Porcuna, ahora se llama DONANTES DE SANGRE. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, y perdón por el lapsus, fruto de mi distanciamiento geográfico.

    ResponderEliminar
  3. Alberto, ¿sabes si se le hizo Consejo de Guerra, dónde y si se puede acceder a la documentación?. En Sevilla no se encuentra, suponemos que esté en Almería o Granada. Muchas gracias.

    http://todoslosnombresdeporcuna.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. LOS CONSEJOS DE GUERRA SALEN DE LAS CATACUMBAS
    ElPaís.com
    TEREIXA CONSTENLA - Madrid - 04/07/2010

    Defensa difundirá en Internet datos de 250.000 represaliados.
    La mayoría de los nombres (198.566) corresponde a personas encausadas por el ejército de Franco en las provincias de Madrid, Cáceres, Badajoz, Toledo, Ciudad Real y Cuenca. El resto de registros se reparten entre Alicante (21.830), Albacete (16.323) y Castellón (13.407).
    Este archivo ha completado la digitalización de los 9.000 expedientes de Castellón. Para este año, tras los severos recortes presupuestarios, se disminuirá el ritmo, aunque los responsables del archivo confían en alcanzar el medio millón de nombres en su base de datos.

    PORTAL PARES
    Desde el portal sólo se accede al nombre y a la referencia que remite al archivo público donde se haya depositado el expediente. Al menos de momento no se pueden consultar los documentos íntegros en Internet.
    "No hay ningún obstáculo para colgar las sentencias, puesto que son públicas, pero existen dudas legales sobre los sumarios donde figuran declaraciones de testigos", indica Martínez-Novillo.

    http://www.elpais.com/articulo/espana/consejos/guerra/salen/catacumbas/elpepunac/20100704elpepinac_15/Tes

    ResponderEliminar
  5. puede darse el caso de que las declaraciones de los testigos no se puedan hacer publicas .
    Si eso fuera asi ¿en que follon se estaria metiendo todos los nombres de porcuna sin nombre?

    ResponderEliminar
  6. http://www.billetesmunicipales.com/montoro.htm

    Me preguntaba si tienen en sus archivos billetes e información etc. sobre el dinero de interés negativo p.e. del Ayuntamiento Constitucional de Montoro de 1936 como el que se puede apreciar en las fotos de mi web

    ResponderEliminar